La Almazara


Recogida y transporte a la Almazara


La aceituna florece en primavera y el fruto comienza a formarse para ir madurando, pasando del color verde al negro, desde el verano hasta el final de otoño / principio de invierno en que tiene lugar la recogida.
La recogida de la aceituna puede realizarse a mano ("ordeño"), mediante "vareo" (golpeando el árbol con varas largas y flexibles para que las aceitunas vayan cayendo sobre las lonas preparadas al pie de los árboles) o por medios mecánicos de vibración.
Las aceitunas recolectadas se transportan a la almazara para su molienda. Es importante que aquellas que se recogen del suelo (se transportan de forma separada) con ayuda de redes estén lo más exentas posible de piedras, tierra e impurezas para evitar roturas de la piel durante el transporte que originan el comienzo de las fermentaciones.
Al llegar a la almazara, se debe evitar amontonar las aceitunas en altura para evitar el calentamiento y las fermentaciones. Todo lo que se recoge en el día se muele en el mismo día, evitando así cualquier posible oxidación del fruto y obteniendo un aceite de calidad.

Recogida y transporte a la Almazara